Cuentos

¿Cómo invitas a un niño a creer en cosas fantásticas? ¿Cómo logras hacer posible lo imposible? Aunque suene extraño, los cuentos permiten responder estas y muchas más interrogantes. Las historias son una puerta mágica a un portal lleno de sueños, imaginación infinita y mucha diversión para los más pequeños, sin embargo, los adultos también aprovechamos este privilegio ya que verlos felices es nuestro mayor deseo.

Los cuentos son una estrategia muy versátil por lo que los hay de muchas temáticas: infantiles, de terror, de suspenso, de comedia y aquellos que enseñan valores, existen los tradicionales, los de dormir, los inolvidables como los de Disney y los que se inventan día a día.

Beneficios de los cuentos

Cuentos infantiles
Cuentos infantiles

Muchos padres, maestros, psicólogos y expertos en el área infantil, recomiendan las historias para trabajar hábitos, mejorar conductas, solucionar conflictos y desarrollar habilidades. Si tienes un pequeño en casa, anímate y cuenta un cuento, verás que con el paso del tiempo él:

  • Ampliará su lenguaje, aprendiendo a usar sinónimos y a expresarse manejando tiempos verbales.
  • Desarrollará la imaginación y la memoria, podrá inventar situaciones y buscar la solución a las mismas así como repetir las historias que le cuentas sin perder detalle alguno.
  • Si refuerzas una conducta en específico en los cuentos como la obediencia, podrás usar esas anécdotas para recordarle a tus pequeños cómo quieres que se comporten “debemos ser obedientes como el ratoncito que escuchó a su mamá y no lo atrapó el gato por obedecerla”.
  • Desarrollará la empatía, se pondrá en el lugar de los personajes y sentirá lo que le desees transmitir.
  • Será más independiente a la hora de solucionar un conflicto, ya que por medio de las historias puedes enseñarle herramientas que le ayuden en la resolución de los mismos.

Demasiados beneficios para ser cierto, ¿verdad? Adelante, crea una historia, cuéntala y conviértete en hacedor de sueños, ¡tú puedes!

Cómo crear un cuento

Cuentos para edades específicas
Cuentos para edades específicas

Te podemos ayudar a crear tus historias de manera fácil y sencilla, añadiendo en cada caso un toque de aprendizaje para asegurarte de tener una estrategia beneficiosa para los chiquitines. He aquí cinco pasos a tomar en cuenta a la hora de armar tu propio cuento:

¿Cómo crear un cuento paso a paso?

1.- Imagina personajes, escoge a quienes quieres que formen parte del elenco de tu historia, pueden ser animales humanizados, elementos de la naturaleza, elementos creados por el hombre, humanos (niños o adultos).

2.- Piensa el lugar en donde se desarrollarán los hechos, escoge un ambiente para que tus personajes estén, puede ser un bosque encantado, una ciudad fantástica, una selva llena de peligros, una casa familiar, entre otros solamente suéñalo y hazlo posible.

3.-Inventa la situación ideal. Una historia siempre tiene un inicio, desarrollo y cierre. El inicio es  donde se presentan los personajes y sus características. En el desarrollo, por lo general, se plantea un problema y en el cierre, se da la solución al problema.

4.- Si es tu primera vez redactando historias, te recomendamos escribirla en una hoja para observar si tiene sentido lo que imaginaste. Algunas personas con la experiencia van desarrollando la historia a medida que la cuentan, sin embargo, escribirla nunca está de más pues te permite guardar esa creación para un futuro,

5.- Pon manos a la obra y cuenta tu historia, busca público y observa las reacciones a lo que dices, de seguro todos quedarán sorprendidos, pues contar un cuento es tan fácil como imaginar, el cielo es el límite ¡adelante!

Frases para incluir en las partes de un cuento

Continuamos ayudándote en la creación de cuentos, ahora presentaremos para ti una lista de frases y palabras que puedes usar en cada parte de tu historia para enlazar las ideas, lee con atención cada una y escoge la de tu agrado.

Inicio: Para comenzar puedes incluir las siguientes frases

  • Había una vez, érase una vez (las tradicionales).
  • En una noche oscura, una mañana radiante, una tarde esplendorosa (para marcar el tiempo en el que se desarrollará tu historia).
  • Tres tigres pequeños, dos niños (para hablar de la cantidad de personajes).
  • En el bosque de Alemania, en las casas grandes de la colina, en la ciudad más bella del mundo, en la selva más peligrosa (describiendo el lugar en donde se desarrollará la historia).

En el desarrollo puedes tener un poco más de soltura, pues suele ser la parte más extensa de las historias.

  • En ese momento, más tarde, luego, ese mismo día (denotando el tiempo en el que ocurrirá el problema).
  • Sin darse cuenta, observando lo ocurrido, de repente, cuando entró (abriendo espacio al problema).
  • Llorando notó, cuando escuchó, de repente sintió (marcando el sentimiento que desencadenó el problema).

En el cierre recuerda solucionar el problema

  • Luego, cuando todo se calmó, después de ese susto, al día siguiente, al anochecer, dos horas después.

Como puedes ver, escribir una historia es poner a volar tu imaginación, las herramientas que te hemos proporcionado solamente son una ayuda; recuerda que una buena historia lleva consigo un toque de originalidad. ¡Crea tu cuento, arma tu historia y entra en un mundo fantástico lleno de sueños infinitos!