Caperucita Roja

Caperucita Roja
Caperucita Roja

Todos amamos los cuentos, nos llevan a un lugar fantástico lleno de aventuras, felicidad y amor. He aquí les dejamos algunos cuentos para compartir con sus pequeños,  cuentos tradicionales que han pasado de generación a generación, sin embargo, aquí le añadimos un toque original a cada historia, disfrútenlo. Comencemos con el de la Caperucita Roja…

Narración del cuento de la Caperucita Roja

Había una vez en una hermosa ciudad, una linda niña amada por toda su familia. Su abuela que sabía coser muy bien, todos los años en su cumpleaños, le regalaba una bonita caperuza roja que la niña nunca se quitaba por lo que todos la llamaban “Caperucita Roja”.

Un día, la abuelita enfermó gravemente por lo que Caperucita y su mamá le prepararon unos deliciosos panes horneados con mantequilla, Caperucita que siempre ayudaba a su familia, decidió llevarle la cesta de panes a su abuelita, su mamá le dijo: -Tu abuelita vive muy lejos atravesando el bosque, recuerda tener cuidado, no te apartes del camino y no hables con extraños.

La Caperucita y el lobo
La Caperucita y el lobo

Así que Caperucita emprendió su viaje a casa de la abuelita cantando una linda canción: Tralala, lala, tralala, lala… De repente, un lobo grande con dientes gigantes apareció y le dio un gran susto ¡Buuuuu! Caperucita saltó de miedo y le dijo al lobo: -Muy chistosa tu broma lobo loco, te gustaría acompañarme a casa de mi abuelita? Juntos podemos hacer que salte de miedo a ver si se cura de su enfermedad. El lobo que era un experto en bromas y un amigo muy simpático decidió acompañarla bosque arriba hasta la casa de la abuelita mientras continuaban cantando: Tralala, lala, tralala, lala…

La casa de la abuelita
La casa de la abuelita

Cuando llegaron a casa de la abuelita, el lobo se disfrazó de Caperucita y entro a darle la cesta de panes a la abuelita; hacía mucho tiempo que la abuelita no veía a Caperucita por lo que se asombró al verla tan grande y peluda y le preguntó:

-Caperucita, ¿por qué tienes esos ojos tan grandes?

Y el lobo dijo: Son para verte mejor (con voz de terror)

-Caperucita, ¿por qué tienes esa nariz tan larga y peluda?

-Es para olerte mejor (con voz de susto)

-Caperucita, ¿por qué tienes esa boca tan grande y dientes tan afilados?

-Son para asustarte mejor, el lobo se quitó el disfraz y asustó a la abuelita: ¡Buuuuuuuu!

La abuelita y el lobo
La abuelita y el lobo

La abuelita dio un salto enorme y salió corriendo del susto al bosque, mientras corría, al lado de un árbol salió Caperucita y la volvió a asustar: ¡Buuuuu! La abuelita asombrada gritó tan pero tan fuerte que la enfermedad que tenía salió corriendo, la abuelita se curó del susto y muy feliz abrazó a Caperucita y al lobo y los invitó a tomar café por la gran broma que le hicieron.

 Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Autor: Charles Perraut                        

Adaptación: Jeraly Briceño (2019)

Origen: Francés

Deja un comentario