Los tres cochinitos

Los tres cochinitos
Los tres cochinitos

Érase una vez, tres cochinitos hermanos que vivían en un hermoso bosque. Siempre andaban jugando en el lodo, les encantaba correr y saltar por el prado. Un día, al ponerse el sol, escucharon un sonido extraño: ¡Auuuuuu! El mayor de los hermanos, siempre protector dijo: -Parece que un lobo anda suelto buscando que comer, rápido cochinitos debemos construir una casa para que no nos coma.

el lobo y los tres cochinitos
el lobo y los tres cochinitos

Al día siguiente cada cochinito dibujó entonces su modelo de casa. El mayor quería hacerla de ladrillos grandes y fuertes para que ningún animal feroz entrara; el del medio, siempre juguetón, quiso construir su casa de pelotas, pues para él, la diversión nunca debe acabar y el más pequeño la construyó de caramelos y chupetas, porque pensó que así el lobo se comería los caramelos y no tendría espacio en su barriguita para comer cochinitos.

los tres cochinitos construyendo la casa de ladrillos
los tres cochinitos construyendo la casa de ladrillos

Al anochecer, se escuchó nuevamente el aullido del lobo:-¡Auuuuuuu! Los cochinitos, cada uno en su casa y muy asustados, comenzaron a vigilar para que el lobo no entrara pero como era tan de noche se quedaron dormidos. El lobo muy inteligente llegó a la casa del cochinito mayor y arrancó tres ladrillos muy silenciosamente.

Al despertarse, los cochinitos salieron de sus casas y vieron que faltaban tres ladrillos, muy asustados decidieron hacer guardias en la noche, cada uno saldría de su casa a las 8pm para ahuyentar al lobo. El sol se ocultó y los cochinitos salieron de sus casas según lo indicado, pero estaban tan cansados que se volvieron a quedar dormidos, esta vez, afuera en el jardín. Nuevamente se escuchó el aullido: ¡Auuuuuu! Y apareció el lobo, cuando los vio dormidos decidió soplar y soplar hasta que se despertaran, dijo:

-Soplaré y soplaré y a los cochinitos despertaré.

-Shhhhhh… pero nada paso, los cochinitos aun roncaban.

-Soplaré y soplaré y a los cochinitos despertaré.

-Shhhhhh… esta vez, el cochinito más pequeño sintió frío y se movió cerca de sus hermanos.

-Soplaré y soplaré y a los cochinitos despertaré.

-Shhhhhh… era su tercer intento y los cochinitos estaban muy muy dormidos, así que lo hizo un poco más fuerte SHHHHHHHH… y en ese momento los tres cochinitos gritaron del susto y corrieron a sus casas, el lobo muy triste por asustarlos toco la puerta de los tres pero ninguno le abrió, como ya el sol iba a salir, les dejó una nota escrita en el jardín.

Los cochinitos y sus casas
Los cochinitos y sus casas

A la mañana siguiente, los cochinitos salieron de sus casas como era de costumbre y asombrados leyeron la nota del jardín que decía:- Soy el lobo, vine de paseo por unos días a conocer el bosque, no los quise asustar, solamente quería jugar. Mi teléfono es 5554643 llámenme para hacer una pijamada juntos. Los cochinitos muertos de risa llamaron al lobo de inmediato y esa noche fue la mejor del mundo: comieron galletas de chocolate, tomaron té y jugaron a la pelota. Muchas aventuras sucedieron después de ese día y es que resulta que no todos los lobos son feroces, algunos son vegetarianos.

Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Autor: Jon Scieszka y Lane Smith                                

Adaptación: Jeraly Briceño (2019)

Orígen: Inglés

Deja un comentario